Cañón Mascarat, Altea

Buenas viajer@s Seguimos recorriendo lugares por nuestra comunidad y descubriendo sitios con encanto , como sabéis estamos aprovechando que salimos con nuestras bicicletas para conocer los pueblos de alrededor nuestro y también sus bares y los famosos almuerzos valencianos. Hoy os vamos a escribir sobre una mini ruta de senderismo que hay en Altea, la ruta del Cañón de Mascarat, en este post os vamos a contar como llegar y que saber antes de aventuraros hacer esta ruta. Como llegar al Cañón de Mascarat Para llegar al punto de partida de esta pequeña ruta tenéis que disponer de coche, no hay otra manera que llegar, la playa de Mascarat esta entre Altea y Calpe. La zona dispone de un lugar amplio de aparcamiento aunque tenéis  que saber que en época estival es un lugar muy concurrido y puede escasear las plazas así que tendréis que madrugar.  Punto de partida de la ruta También  tener en cuenta la climatología en el caso de que haya aviso de lluvias no vayáis, la ruta transcurre por u

El mensaka del semáforo

Os dejo un relato de Perez Reverte sobre moteros bastante entretenido y los que alguna vez trabajasteis como mensajeros, pizzeros y repartidores (en mi caso pizzero mas de 2 años) os sentiréis identificados:
La moto está parada en el semáforo de un paso de peatones, con un pavo encima: un mensajero con el rótulo fosforito de su empresa en la espalda. Detengo el coche en su aleta de babor y miro la máquina. Pese a la caja portaequipajes del asiento trasero, me recuerda la hermosa moto italiana que tuve hace treinta y tantos años largos, a esa edad en que te crees invulnerable; cuando eres joven, inconsciente y capaz de salir de viaje nocturno cayendo lluvia a mantas, atravesando a ciegas pantallas de agua pulverizada de camiones por carreteras de doble dirección, y crees que estamparte contra un coche o un árbol, a 160 kilómetros por hora, es algo que sólo puede pasarle a otros, y nunca a ti. El caso, como digo, es que estoy mirando la moto y al usuario con una punzada de nostalgia. Bajo el casco y el barbur, el mensaka parece motero veterano, treintañero largo. Está tranquilo y a lo suyo, abiertas las piernas, las botas militares apoyadas en el suelo, pendiente de que el semáforo pase a verde. Pensando en sus cosas, supongo. En que va retrasado en las entregas, o a quién votar en las municipales. Cualquiera sabe. Y en ese momento, despistado al volante, frenando en el último instante porque no se había fijado en el semáforo, llega el pringao.
Sigue leyendo: PerezReverte.com

Comentarios

  1. coñe y como sigue....

    salud amigo
    Dr. Dragon
    http://doctodragon.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario